Logo Expedición

Diario de la Expedición:
3 de octubre de 2005

Eclipse mágico


Bueno, pues ya está. Lo hemos conseguido y todos nos sentimos más que satisfechos. Hemos podido observar el eclipse anular de sol en todo su esplendor, sin nada que nos impidiera verlo y disfrutarlo. Y qué placer para los astrónomos, que han visto como su sueño se cumplía porque todos coinciden en que cada eclipse es diferente al anterior y cada vez que observan uno sienten la emoción de la primera vez.

 


alta resolución
Los niños de Los Pedrones no han querido perderse esta oportunidad única. Todos esperan repetir en el año 2026. Al fondo, los astrónomos, pendientes del Sol. Foto: Juan Jesús González Manrique

Razón no les falta porque para el simple aficionado sigue resultando casi inexplicable que se produzca una alineación tan perfecta entre el Sol, la Luna y la Tierra. Que esa puesta en línea se de con precisión milimétrica entre tres astros de nuestro sistema y que cuando se origina empecemos a tener sensaciones físicas que no se corresponden con el momento del día en que se producen. Baja la temperatura, disminuye la luz dando la impresión de que está empezando a atardecer pese a que son las once de la mañana. Todo lo va envolviendo un halo mágico que cuesta mucho entender si no se está en el sitio. Son los instantes casi eternos de las lágrimas de emoción, de los abrazos por sentirnos unos privilegiados, de los momentos, incluso, de querer ver la vida de otra manera a partir de esa hora.

Sensaciones a pie de obra. Pero hay una parte igual de importante o más, la parte de la ciencia, el trabajo de los astrónomos que emplean meses en prepararse para sacarle el máximo provecho a este fenónemo. El jefe de la Expedición Shelios 2005, Miquel Serra-Ricart, lo ha visto así:

"Muchos años esperando y muchos años preparándolo. Solo era un eclipse anular pero era un eclipse español y eso lo hacía único. El eclipse que acabamos de vivir ha sido mágico. Como de costumbre los cielos amanecieron con una fina capa de nubes, como si los dioses desearan aumentar, un poco más, los nervios que todos teníamos desde hacía varios días. Pero poco a poco una ligera brisa despejó el firmamento limpiándolo completamente, justo una hora antes del comienzo de la parcialidad (primer contacto). A partir de ahí todo fue sobre ruedas. Gracias a la transparencia y la altura del lugar (Los Pedrones, 760m) pudimos medir y sentir una bajada de la temperatura y de la luz ambiental. Personalmente, me sorprendió el cambio de tonalidad de la luz solar cuando la Luna solo cubría el 80% del disco del Sol.
Los tres experimentos que queríamos realizar, medidas fotométricas y temperatura y obtención de imágenes, funcionaron perfectamente. Como resultados preliminares presentamos imágenes de la anularidad, con una instantánea espectacular de las perlas de Baily. En las gráficas de luminosidad y temperatura se aprecia claramente el momento de máxima ocultación solar.
Fue un eclipse emocionante por dos motivos. El primero, por la calidad de las imágenes, consecuencia de la transparencia atmosférica. El segundo, por haber compartido el eclipse con ocho estudiantes canarios que temblaron con la anularidad, recordándome todo el río de sensaciones que puedes experimentar en la contemplación de tu primer eclipse solar."

 


alta resolución
Momento del punto máximo del eclipse donde se aprecia el anillo de luz provocado por la interposición de la Luna entre la Tierra y el Sol. Foto: Miquel Serra-Ricart

 


alta resolución
Las llamadas perlas de Baily son la sombras de las montañas de la Luna proyectadas sobre el disco solar. Foto: Miquel Serra-Ricart

 


alta resolución
Curiosa imagen del eclipse captada a través de pequeños orificios practicados en una cartulina. Por efecto de la difracción se observa el anillo del Sol proyectado en un fondo blanco. Foto: Marta González Alonso y Raquel Pérez Correa. Idea: Juan Carlos Casado

Termina esta Ruta de las Estrellas 2005 y los estudiantes que la han cubierto -Denis, Laura, Marta, Paula, Raquel, Rebeca, Ricardo y Sofía- han vivido una experiencia única. Casi un mes recorriendo España, visitando todos los parques nacionales, conviviendo durante 24 horas al día, durmiendo en tiendas de campaña y disfrutando mucho de un viaje tan especial que cuando se tienen diecisiete años no es frecuente hacer. Los ocho sí lo han hecho y han aprendido que la tolerancia y el respeto por el medioambiente son ejes fundamentales en el desarrollo de las personas, sobre todo si son tan jóvenes como ellos.


alta resolución
Federico Fernández Porredón les ha explicado a los más pequeños de Los Pedrones cómo se producen algunos fenómenos celestes. Foto: Juan Jesús González Manrique


Día anterior | indice | Día siguiente



Fast loans near you in Denver with NMPL - easy way to get same day money for any needs (24 hours online).


www.expedicionesweb.com © Copyright 2021, Shelios®

Shelios®